Nos cagaste troesma. Te llevaste al Cebolla a jugar una copita de morondanga y Peñarol se vino en picada. ¿No te da verguenza, boca torcida? Pero hay que joderse.

Empezamos el año a todo vapor hasta que se nos lesionó Gargano, por tu culpa. Si no lo hubieras pedido para aquel partido con la selección de Algasmanias no se hubiera caído al resbalarse sobre una cáscara de limón. Viejo otario y plasta.

¡Ahora de remate marchamos con el Torque! Viejo de mierda. Ojalá que te tropieces y el bastón se te introduzca en el orrrrtooo.

Esperemos que el bolso asqueroso se caiga y pierdan tres partidos seguidos y que los otros tres equipos arriba en la tabla tamién (sí, digo tamién, me gusta)

Eto e Peñarol bo’

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *