Bien. Así me gusta. Porque yo pensaba ir al mundial nada más que para perder el primer partido con un cuarto-pelo y luego ganarle al anfitrión con gol de penal en offside en el minuto 145 y empatar a duras penas con el otro cuarto-pelo.

Pasar de fase y perder 7-0 contra Portugal o España, mientras puteo porque el troesma se guardó los cambios hasta el minuto 85, cuando ya vamos perdiendo 0-5, para sacar dos delanteros y poner un nuevo defensa y cambiar el golero.

Vamos bien, Godín.

¡Uruguay nomá!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *