Una ardillita se cayó de un árbol en el fondo de lo de mis viejos hace un par de meses. Mi padre casualmente pasaba por allí y se ve que lo impresionó agradablemente al roedor, ya que lo siguió hasta la casa. Desde ese entonces, han sido inseparables.

Aquí un video cuando los visitamos y conocimos a Don Pito, como le han puesto a la ardilla. El nombre viene del descubrimiento que no es ardilla, sino “ardillo”.

Esta ardilla atorrante duerme en una cajita de zapatos, se levanta de mañana y pide desayuno, luego se las toma hasta el mediodía, cuando vuelve para el almuerzo. Otra vez se pianta hasta la noche, cuando vuelve para la cena y a dormir en su cajita de zapatos. La dolce vita.

Pensamos que un día no volverá… …Aunque pensándolo bien, no tiene un pelo de choto.

23 de junio de 2018, Alliston, Ontario, Canadá.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *