¿Será el día del arquero? Espero que no, que sea un día muy próximo, como por ejemplo, Qatar 2022. Sin el troesma, claro.

Porque Uruguay debe volver a jugar como lo hizo Croacia contra los ingleses inflados por la prensa. Inglaterra, un equipo que recién se topó con su primer rival en semifinales, y así le fue. Un equipo de torres como las que sostienen al puente de Londres, e igual de ágiles.

Croacia es un equipo solidario, como tanto nos gusta decir a los uruguayos. Pero un equipo solidario de verdad. Todos defienden, todos atacan. Modric robándole pelotas a Kane (capitán contra capitán) El loco que metió el segundo gol de Croacia, que ni me acuerdo del nombre ya, y luego terminó arriba de un pobre fotógrafo que pensó que la quedaba en un accidente laboral.

Así me gustaría ver jugar a Uruguay. No puedo esperar a que se vaya el maestro, que deje su cargo de director técnico y asuma, a lo mucho, un cargo de coordinador de la AUF. Uno que le arregle la cabecita a los pibes, pero que no pise la cancha. Su manera de ver el fútbol es del siglo XX y, donde me joroben mucho, de la primera mitad del siglo XX.

Hay que despertarse. Tenemos el material humano. Precisamos un cambio de mentalidad. Ya no va más lo del pum pa arriba y que la baje Suárez o Cavani y le clavamos un gol y luego la vieja y querida bañadera nos gana el mundial.

A dejarse de joder y a laburar.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *