En mayo de 2018, por la región de Toronto arrasó un viento huracanado de la gran siete, que arrancó árboles de cuajo, voló tejas de los techos, cambió de lugar la torre CN por varios centímetros y tiró abajo postes de telégrafo.

A mí me tocó sufrir la pérdida de varias tejas del techo y la caída del cerco que divide mi fondo con el vecino de un lado. Cerco de madera, colapsado.

Como en la casa lindera vive gente que alquila, inmediatamente me dí cuenta que no iba a ser muy simple la cosa. Tenía que conseguir contactar al dueño de la propiedad. Le pedí a uno de los inquilinos (un rumano con el que había hablado varias veces ya) que me pusiera en contacto con el dueño de la casa.

Pues bien, llamé al tipo, que me dijo que iba a hacer los trámites con la compañía de seguro y anda mais. Lo mismo hice yo, en forma inmediata.

Pasaron las semanas. El tipo no me llama. Lo llamo yo. Me dice que está esperando respuesta de la compañía de seguros, mientras yo ya tengo la respuesta, que me van a dar la platita para reparar el cerco, pero solamente la mitad del monto estimado; el resto, lo deberá poner el vecino. El tipo me dice que va a contactar a uno que le arregló el cerco en su casa, tiempo antes, que le había pasado algo similar.

Pasan semanas. La aseguradora me da la plata para mi mitad. Este hijo de puta sigue sin contactarme. Cuando lo llamo, dice que justamente ese día, hace no más de diez minutos, la aseguradora le confirmó que van a cubrir su parte. Le pregunto qué pasa con el que iba a venir a arreglar el cerco, el mismo que le arregló el cerco en su casa, y me dice que su inquilino iba a llamar a alguien…

A esta altura estoy buscando la dirección del tipo, que es ni más ni menos que un agente de ventas y alquiler de propiedades, no el dueño, “administrando” la casa vecina para vaya usted a saber quién.

Mientras, yo llamé una compañía que me dio un presupuesto, se lo mandé al cara cagada del agente inmobiliario y el muy hijo de puta dijo que estaba de acuerdo. Le dije que precisaba su parte antes que venga la compañía, porque como el trabajo está a mi nombre, tendré que pagar yo todo. Me contesta que claro, que iba a pasar a dejarme la plata o un cheque tal día.

Si te he visto no me acuerdo.

Le fui a romper las pelotas al rumano, que a menos que me garanticen la plata, cancelo el arreglo del cerco. El tipo se enoja. Empieza a gritar. Le digo que mejor que se calme, porque sino ya mismo cancelo todo y el cerco no se va a arreglar. El loco tiene una perrita que cruza a mi fondo todos los días, porque le he caído en gracia. A su mujer no le gusta. Entonces seguro que quiere que el cerco se repare lo antes posible.

Ya caliente, le mando un email al HDP inmobiliario, que a menos que me dé la plata voy a cancelar el arreglo para esta semana, que el cerco se cayó en Mayo y el tipo no ha movido un dedo para arreglarlo y encima ignora mis mensajes, y que no me genera ninguna seguridad su actuar pasivo e indiferente. Además, como al pasar, le menciono que lo voy a denunciar a la intendencia de Mississauga por negligencia de su propiedad.

Milagrosamente, el sábado el inquilino me llama para que vayamos a comprar los postes nuevos para reparar el cerco, así cuando venga la compañía a instalarlos ya tienen los materiales (el presupuesto indicaba que nosotros teníamos que proveer los postes) Y el loco pagó, me dijo que lo descuenta de su parte luego.

El HDP inmobiliario me contesta el email con un montón de excusas, y que no era necesario amenazar con denuncias, que estaba en Estados Unidos, en Bahamas, en la Luna, en un viaje a Marte, y no me había podido contestar antes, y que iba a arreglar todo con su inquilino.

No le voy a responder, ya que estaré en Estados Unidos, en Bahamas, en la Luna, en un viaje a Marte, y no pude ver su email.

Moraleja: cuando un jodedor te dice que no hay necesidad de amenazas, que todo se debe resolver de forma civilizada, le podés contestar que si es así, porqué es que los países se tiran bombas entre ellos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *