Aquí estamos haciendo rakia casera con el suegro, que es un experto si los hay. Primero aprontamos el “kazán” sobre la hornalla a gas. Luego lo llenamos con el elíxir que ha estado fermentando un tiempo, que tiene un 30% de alcohol. Finalmente lo hacemos hervir para que al pasar por la serpentina el vapor se convierta en rakia a un 60%.

Se puede apreciar la forma que el suegro sella la tapa del kazán y las conexiones. Usa una mezcla de ceniza, harina y agua.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *