Fútbol nuestro que estás por el suelo,
bien salpicado ha quedado tu nombre;
suframos nosotros al Paco y su reino;
cágase su voluntad en la cancha como en el telo.
Danos hoy nuestra cometa de cada día;
fracciona nuestras defensas
como también nosotros fraccionamos a tus recompensas;
no nos dejes colgados, malandrón,
y líbranos de la justicia.

Esta debería ser la plegaria de cada día para nosotros, los boludos creyentes del fútbol uruguayo. Porque hay que ser nabo mismo para seguir, sobre todo pagando la anualidad desde la lejanía, al club y a la selección de sus amores.

Resulta que hoy leí que para un partido de miércoles por el Clausura entre Peñarol y Rampla habían captadores del Ajax de Holanda para seguir a un chiquilín de Peñarol, un tal Pellistri de 17 años, que apenas debutó en primera hace un par de partidos.

Parece que como el botija sabe bajar la pelota, levantar la cabecita, dar un pase y encarar a los defensas, eso lo destaca en el medio.

Lo más probable es que Peñarol lo venda por un gran contrato de 1.3 millones de euros a pagar en cómodas cuotas mensuales en cualquier sucursal de Abitab. Si el Ajax cancela el crédito antes del 2050 no hay interés.

“¡Uru-burdel, directivo ñoqui directivo ñoqui!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *